cml blog hipertension

Hipertensión Arterial

Si bien la hipertensión arterial es una enfermedad crónica que no tiene cura, puede controlarse. Explicamos qué acciones tener en cuenta para una correcta vigilancia.

La Hipertensión Arterial no se puede curar pero se puede prevenir, tratar y controlar para mantener las cifras en valores seguros. Esta situación hace que el médico pase a tener un rol de educación central, estableciendo parámetros de objetivos claros e indicaciones precisas.

Definimos Presión Arterial controlada cuando tiene promedios por debajo de 130/85 mmHg, en general determinado por controles ambulatorios de presión arterial o por Presurometrías de 24 hs. 

Para lograr estos objetivos el tratamiento debe ser intensivo, mejorando hábitos de vida y, en los casos que requieran medicación farmacológica, la misma debe estar  orientada a cada caso particular. 

Una vez diagnosticada la hipertensión arterial, el planteo terapéutico comienza con la necesidad de mejorar el estilo de vida del paciente: alimentación saludable, restricción de sal y sodio en la dieta, abandonar el tabaco, aumentar el ejercicio aeróbico y control del stress son las primeras medidas a tomar.

Sólo el 50% de los hipertensos sabe que lo es y de ellos solamente el 50% está tratado y controlado. Crear conciencia de que la hipertensión arterial es una enfermedad crónica no curable pero sí controlable hace que el médico pase a tener un rol de educación central.

¿Qué podemos hacer para prevenir la hipertensión arterial?

Si usted no tiene presión arterial alta, puede tomar ciertas medidas para prevenirla. 

  • Alimentación saludable: limite la cantidad de sodio (sal) y de alcohol que consume.
  • Realice actividad física. Hacerlo con regularidad puede disminuir la presión arterial alta. 
  • Manténgase en un peso saludable: esto puede servir para controlar la presión arterial y, también, para disminuir el riesgo de presentar otros problemas de salud.
  • No fume. Fumar puede causar daños en los vasos sanguíneos y aumentar el riesgo de tener presión arterial alta. Además, puede empeorar los problemas de salud relacionados con la hipertensión.
  • Controle el estrés y aprenda a manejarlo. Relajarse puede mejorar la salud emocional y física.

 

Las personas que adoptan estos hábitos saludables pueden prevenir o retrasar la aparición de la presión arterial alta. Entre más cambios haga en su estilo de vida, más probabilidades tendrá de que su presión arterial disminuya, evitando los problemas de salud relacionados con esta enfermedad.

 

Si usted tiene presión arterial alta

Cumpla con exactitud el plan de tratamiento que el médico le recete para controlar la presión arterial. Este tratamiento puede servir para prevenir o retrasar la enfermedad coronaria, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades de los riñones y otros problemas de salud. ¡No lo abandone! 

 

Ante cualquier síntoma o inquietud, acuda a su médico.